La rehabilitación de la vivienda como inversión

asesorarq-rehabilitacion-como-inversion

Recientemente hemos respondido varias consultas sobre la rentabilidad de las obras de rehabilitación energética en las viviendas, planteadas por particulares que abordaban la rehabilitación de la vivienda como inversión.

Por lo general, existe la creencia de que invertir en la rehabilitación de una vivienda supone desembolsar una importante cantidad de dinero que no se recupera hasta pasados muchos años y cuya rentabilidad es mínima.

Pero esto no es así. Si bien la inversión inicial es recuperable a lo largo del tiempo, el beneficio económico es importante y las ventajas de la reformas realizadas se empiezan a disfrutar desde el primer momento.

Precisamente, hace un par de días, el diario el Mundo publicaba un artículo titulado “Rehabilitar la vivienda, ¿el mejor plan de pensiones?” en el que las expectativas de retorno de la inversión en la rehabilitación de una vivienda se asimilan en el tiempo a las aportaciones a un plan de pensiones.

En el artículo se hace referencia al estudio realizado por el Instituto de Tecnología de la Construcción de Cataluña (ITeC) titulado “La rehabilitación energética planteada como inversión” encargado por la Fundación La Casa que Ahorra.

El objetivo del estudio es el de establecer una comparativa entre el rendimiento económico que reportará invertir en un plan de pensiones frente a la inversión en la mejora de la eficiencia energética en la vivienda.

Este trabajo parte del hipotético caso en el que una persona de 50 años, con un piso antiguo en propiedad y en disposición de invertir 7.500 euros baraja dos opciones: aportar esos ahorros iniciales en un plan de pensiones con una expectativa de rendimiento del 3,2%, que fue el promedio del periodo 2005-2015, o invertir ese dinero en reformas (aislamiento, ventanas e instalaciones) para que su vivienda de 73 metros cuadrados del centro peninsular pase de una calificación energética E a una C.

Beneficios de la inversión

Invertir en la rehabilitación de una vivienda supone desembolsar una cantidad de dinero inicial para conseguir ahorro en el consumo energético a partir del momento de la rehabilitación.

La rehabilitación parte de la desventaja de que necesita del paso de unos años para recuperar la inversión realizada y comenzar a obtener beneficios, mientras que el dinero invertido comienza a generar beneficios desde el primer momento.

Sin embargo, a partir de que el plan de pensiones se capitaliza la inversión en rehabilitación comienza a resultar más interesante…

  •                Plan pensiones         Rehabilitacion
  • año 0        +7.500 euros            -7.500 euros
  • año 13      11.252 euros                 318 euros
  • año 15      11.984 euros             1.705 euros
  • año 20               ….                           5.820 euros
  • año 25               ….                           9.940 euros
  • año 30               ….                        14.055 euros
  • año 31               ….                        + 1000 euros/año

En el año 30, el fondo de pensiones queda definitivamente agotado y el titular continuará haciendo frente a los altos gastos de energía de su vivienda sin rehabilitar.

En cambio, los beneficios obtenidos por el propietario del piso rehabilitado habrán superado a los conseguidos por el plan de pensiones y seguirá generando ahorros energéticos de 1.000 euros anuales aproximadamente.

Mejora de la calidad de vida

A la de la cuestión económica, hay que sumar la mejora de la calidad de vida de los habitantes de la vivienda desde el primer momento tras la rehabilitación.

Además de una sensación térmica más confortable, junto con la rehabilitación energética se resuelven problemas de humedad en las viviendas ocasionados por la condensación en puentes térmicos. También la renovación de las instalaciones térmicas (de calefacción y agua caliente sanitaria, climatización y ventilación) produce una mejora del confort y de la seguridad en la vivienda desde el primer momento.

Incremento del valor de la propiedad

Tampoco se considera en el estudio el incremento del valor de la propiedad por las mejoras introducidas.

Dado que desde 2013 es requisito obligatorio la entrega de la etiqueta de calificación de la eficiencia energética de la vivienda en el momento de su venta o alquiler, el comprador puede comparar el consumo energético de la vivienda con viviendas similares que no hayan sido rehabilitadas.

La rehabilitación de la vivienda como inversión

Este trabajo de investigación pone sobre la mesa que existen otras formas de inversión de cara a la jubilación entre las que se encuentra la rehabilitación energética de la propia vivienda. Y el momento es inmejorable para aprovechar las líneas de ayudas convocadas por la administración pública (estatal, autonómica y local).

Susana Rodríguez Carballido, arquitecta | CEO | directora asesorArq

Especialista en Rehabilitación y Eficiencia Energética de la Edificación


 

Si tienes alguna duda sobre este tema no dudes en ponerte en CONTACTO

Si quieres recibir puntualmente toda la información en tu correo electrónico:

SUSCRIBETE_4