…el gas RADÓN en los edificios

asesorArq-en-relacion-al-gas-radon-edificios

Recientemente, hemos respondido varias consultas sobre el gas Radón en los edificios y nos hemos dado cuenta de que es un tema que preocupa a tanto a profesionales como a los usuarios de los edificios.

Hace unos meses os presentábamos a Juan Morales, arquitecto interesado en la geobiología aplicada a la arquitectura y al urbanismo; amigo y miembro de #DISTRITOasesorArq.

Dentro de los campos de estudio de la geobiología se encuentra la incidencia de los materiales geológicos de un determinado lugar sobre los seres vivos.

En este sentido, cada vez más agentes se hacen eco de la perjudicial incidencia del GAS RADÓN sobre la salud de las personas.

La Organización Mundial de la Salud la reconoce como una importante causa de enfermedades, sin embargo, aún no se ha establecido una protección obligatoria para las personas frente al Radón.

La protección frente a este elemento no aparece específicamente recogida en ninguna normativa técnica de aplicación a los edificios o al urbanismo.

En el Código Técnico de la Edificación, el principal marco normativo que establece las exigencias de seguridad y habitabilidad para las personas que usan los edificios, no se hace referencia explícita a la protección frente al gas radón: ni en el documento inicial de 2006; ni en las sucesivas actualizaciones de sus Documentos Básicos.

Si bien en la descripción de las exigencias básicas se recoge la de que los edificios deben poder ventilarse adecuadamente eliminando los contaminantes que en el se introduzcan, en el DB-HS, Documento Básico que agrupa las secciones correspondientes a la Salubridad de los edificios, en su sección tercera HS3 relativa a la Calidad del Aire interior, establece unos caudales de ventilación claramente insuficientes para la eliminación del gas Radón.

La Unión Europea, en su Directriz 2013/59/EURATOM establece normas de seguridad básicas para la protección contra los peligros derivados de la exposición a radiaciones ionizantes.

En los edificios se establecen dos límites para la concentración de gas Radón:

  • Edificios de nueva construcción: 200 Bq/m³
  • Edificios existentes: 400 Bq/m³

A partir de esas cantidades deberían realizarse medidas correctoras, sin embargo, no constan en ninguna norma técnica estatal tales indicaciones.

asesorArq-gas-radon-edificios

Vías de entrada de gas Radón en los edificios (Imagen Informe CSN)

En 2010, el Instituto Eduardo Torroja redactó, junto con el Consejo de Seguridad Nuclear, un informe titulado “Protección frente a la inmisión de gas Radón en edificios” en el que indican algunas estrategias constructivas para proteger el edificio de filtraciones de gas Radón.

El tema es complejo y hay muchas fuentes para profundizar en él. Como introducción, hemos pedido a Juan que nos aclare algunos aspectos básicos. Esperamos que os resulte de interés!

susanA Rodríguez Carballido

arquitectA – directora – asesorArq | Asesoramiento Técnico Profesional | Arquitectura

 


…en relación al gas RADÓN (por Juan Morales Herreros)

El gas radón es un gas radiactivo que surge naturalmente y que no se puede ver, oler o saborear. Proviene de la descomposición del uranio.

Resultado de imagen de gas radon

Los productos de descomposición del gas en partículas sólidas pueden quedar atrapados en los pulmones al respirar dañando su tejido debido a la emisión de radiación.

La Organización Mundial de la Salud, califica al radón como agente cancerígeno de grado 1. Según la OMS, este gas sería el causante de hasta un 14% del cáncer de pulmón.

……….

Mapa de exposición al gas radón en España (FUENTE CSN)Imagen relacionada

……….

Mapas de exposición al gas radón en municipios de Galicia (FUENTE CSN)

 

Filtración del gas:

La zona principal de entrada del gas radón en edificios es el terreno, filtrándose a través de la solera, la cámara de aire de los muros exteriores, los muros de sótano, conductos de saneamiento, tuberías del suministro de agua, el forjado sanitario o a través de las fisuras, grietas o juntas.

Por lo tanto, el gas radón puede encontrarse preferentemente en las plantas sótano y bajas, sin excluir las plantas superiores, por la posibilidad de filtraciones a través de las instalaciones señaladas o huecos pasantes existentes.Resultado de imagen de gas radon

Mediciones:

Para saber si hay niveles elevados de gas en el interior es necesario realizar una medición.

  • Esta pueden ser a corto plazo, mediante monitores continuos, o a largo plazo usando dispositivos pasivos.
  • Este último método es más fiable al considerar las medidas ponderadas con un mínimo de 3 meses.

Sistemas de Protección:

En el caso de que existan niveles elevados de gas radón, se pueden reducir utilizando tanto sistemas de prevención, en viviendas nuevas, como correcciones para su mitigación en las viviendas existentes:

  • Sistema de barreras: Frenando el paso por estanqueidad, mediante la colocación de barreras físicas en todo el elemento constructivo, o bien por el sellado de las superficies en contacto con el suelo.
  • Sistemas de extracción o despresurización: Por succión debajo del forjado, ventilando el gas hacia el exterior. Esta técnica es más efectiva que el sellado de grietas y agujeros en los cimientos. La extracción puede ser, natural o forzada, por arquetas a través del forjado sanitario y tubos de drenaje y extractores. A la inversa, la presurización supone introducir aire del exterior para aumentar la presión en el subsuelo y evitar que el aire con radón ascienda del suelo.

asesorArq-proteccion-gas-radon-edificios

Normativa:

En cuanto a la normativa específica vigente y los valores máximos permitidos podemos señalar:

  • La Organización Mundial de la Salud recomienda, para viviendas, que es necesario adoptar medidas para bajar los niveles cuando se alcancen valores de 100 Bq/m3 (Becquerelios por metro cúbico, unidad que mide la exposición a la radiación alfa.), y en el peor de los casos no superar los 300, mientras que acciones correctivas inmediatas cuando las concentraciones superen los 400 Bq/m3.
  • La recomendación 90/143/EURATOM, para la protección contra los peligros de una exposición al Radón en el interior de edificios, establecía dos niveles de concentración de gas Radón: En los edificios de viviendas de nueva construcción no se deben superar más de 200 Bq/m³. En los edificios de viviendas ya existentes no se deben superar más de 400 Bq/m³. A partir de esa cantidad hay que realizar medidas correctoras. Esta norma es sustituida por la nueva Directiva europea.
  • La Instrucción IS-33, establece 600 Bq/m³ de concentración media anual para puestos en general, y 300/m³ Bq para establecimientos en los que el público permanezca largo tiempo: centros de educación, hospitales, centros penitenciarios, residencias de ancianos, etc. o bien, en áreas geográficas de alto nivel de contaminación por radón, situación en la que está una gran parte del territorio gallego.
  • En relación a Galicia, el Decreto 29/2010, do 4 de marzo, polo que se aproban as normas de habitabilidade de vivendas de Galicia, deja fuera de su competencia todo lo relativo al gas radón, señalando que será la normativa sectorial la encargada de su regulación.
  • En este sentido, la Directiva Europea 2013/59/EURATOM, aprobada en 2013, establece que antes del 8 de febrero del año próximo será necesario establecer las medidas de control de la exposición al gas radón. Por lo tanto, puesto que en el DB HS no hay mención a este gas, antes de la fecha tope deberá regularse, probablemente mediante la incorporación al CTE de la obligación, por un lado, de realizar un estudio de concentraciones para las nuevas construcciones (previsiblemente según la localización en el mapa nacional de niveles de emisión de gas radón); y por otro lado, la necesidad de realizar, las correcciones que eviten su incidencia en espacios interiores cuando se superen los niveles máximos permitidos.

Fuentes:

  • Joaquín Peón González, Técnico del Laboratorio Radón de Galicia, http://www.usc.es/radongal/inicio/
  • Guía de Calidad de Aire Interior,  Comunidad de Madrid.
  • Manual de la OMS sobre el gas radón en interiores, Organización Mundial de la Salud.
  • Medidas constructivas reductoras de radón, Universidad de Santiago de Compostela.

Juan Morales Herreros

Geobiología aplicada a la Arquitectura


Si quieres informARQte puntualmente…

SUSCRÍBETE  AQUÍ A asesorARQ

……

…y, si te parece interesante,

¡compARQte!