COP21-Acuerdo de París contra el cambio climático

asesorarq_cop21_paris

El 12 de Diciembre de 2015 será recordado como el día que se firmó el primer acuerdo universal y vinculante contra el cambio climático y a partir del cual, muchas naciones tendrán que empezar a trabajar seriamente en beneficio del medio ambiente.

Compartimos algunas de las conclusiones del Acuerdo de París (12/12/2015)

¿Por qué el Acuerdo de París es histórico y el 12 de diciembre de 2015 será una gran fecha para el planeta?
Había concienciación, unanimidad en las observaciones de los científicos, la atmósfera de nuestro planeta se calienta debido a las emisiones de gases de efecto invernadero producidos por la actividad humana. El objetivo de la Conferencia de París, celebrada del 30 de noviembre al 12 de diciembre en el Parc des Expositions du Bourget, era dar una respuesta a este fenómeno que pone en peligro el futuro de la presencia del ser humano en algunos lugares del planeta.
Limitar a menos de 2 grados el aumento de la temperatura
El Acuerdo marca un giro hacia un mundo nuevo. Confirma como objetivo el mantenimiento del umbral del aumento de la temperatura por debajo de 2 grados. Los científicos consideran que por encima de dicha temperatura existen grandes riesgos. El acuerdo fija incluso, por primera vez, que se tienda hacia un aumento de 1,5°C, para permitir salvaguardar los Estados insulares, los más amenazados por la subida del nivel del agua.

¿Cómo conseguir evitar el calentamiento climático?
186 países (a 12 de diciembre de 2015) publicaron su plan de acción durante el año 2015: cada uno de los planes detalla la forma en la que los países tienen previsto reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero. La organización de Naciones Unidas a cargo del cambio climático (la CCNUCC*) había evaluado estas contribuciones el 1 de noviembre de 2015. El estudio mostraba que a pesar del movimiento sin precedentes de movilización emprendido por los Estados, el calentamiento del planeta se situaría todavía entre 2,7 y 3 grados, es decir, por encima del umbral fijado por los científicos.
El Acuerdo de París pide pues a cada país que, a partir de 2020, revise cada cinco años sus contribuciones, sin poder reducir sus objetivos e incitando a cada Estado, por el contrario, a mejorar.
Por otra parte, las emisiones deberán alcanzar un pico tan pronto como sea posible, y los países perseguirán alcanzar la «neutralidad de las emisiones» en la 2a mitad del siglo. Es un verdadero giro. Vamos a ir dejando progresivamente las energías fósiles más contaminantes para alcanzar dicho objetivo.

¿De qué otros medios disponen los Estados para limitar el aumento de la temperatura?
El acuerdo reconoce que, a partir de 2020, deberán dedicarse anualmente 100 mil millones dedólares (en préstamos y donaciones) a la financiación de proyectos que permitan a los países adaptarse a los cambios climáticos (subida del nivel del agua, sequía…) o reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. La financiación debería ir en aumento, como señala el Acuerdo. Algunos países en desarrollo, de manera voluntaria, también podrán convertirse en donantes para ayudar a los países más pobres. Es una novedad. El Acuerdo prevé una primera cita en 2025 para sellar nuevos compromisos cuantificados para ayudar a los países más pobres.

¿Tienen todos los países la misma responsabilidad en el cambio climático?
Uno de los grandes principios de la negociación climática es reconocer que, frente al clima, la responsabilidad de los países se comparte pero se diferencia en función, entre otras cosas, de su nivel de riqueza. En materia de financiación, el acuerdo establece la obligación de los países industrializados de financiar la ayuda a los países pobres en materia de clima, mientras que se invita a los países en desarrollo a contribuir de manera voluntaria. En materia de transparencia, también se ha instaurado un sistema, más fuerte que antes, que permite hacer seguimiento de los compromisos e incluye criterios de flexibilidad para los países en desarrollo, para hacer seguimiento de los esfuerzos de cada uno.

Y los Estados no son los únicos que pueden ayudar a proteger nuestro clima…
Le Bourget habrá recibido por primera vez la «semana de la acción» (el LPAA*), permitiendo que las entidades locales, las empresas, los bancos, se movilicen por la lucha contra el calentamiento climático. Es uno de los grandes giros que está viviendo nuestro mundo. El Acuerdo de París propone que el Plan de Acción Lima-París continúe para seguir movilizando a estos actores. Las dos presidencias sucesivas de la COP (Francia y Marruecos) designarán a dos «campeones» entre dichos actores para seguir incitando a los actores a que actúen.

¿Cuándo entra en vigor el Acuerdo?
El Acuerdo se abrirá a la firma de los países el 22 de abril en Nueva York. El criterio para que entre en vigor es doble: 55 países/55 % de las emisiones deberán haber ratificado el Acuerdo.

El acuerdo en 10 puntos clave

1-. Mantener el aumento de la temperatura global por debajo de los 2 grados con respecto a los niveles preindustriales, si bien se insta a todos los países a perseguir los esfuerzos para limitar el aumento a 1,5º.

2-. El acuerdo es legalmente vinculante para frenar el cambio climático. Si bien deberá ser ratificado por todos los países y no entrará en vigor hasta el 2020.

3-. Habrá una primera evaluación mundial en el 2018, seguido por un primer balance general bajo el acuerdo en 2023. Cada contribución (Promesas)se determinará a nivel nacional que debe representar un incremento secuencial en comparación a las contribuciones previstas y presentadas por cada país antes de Noviembre de 2016.

4-. Actualización de nuevas contribuciones a nivel nacional en 2020, a más tardar, con revisión cada cinco años.

5-. El acuerdo también pone en alianza los 186 compromisos presentados por las Naciones Unidad para detener el crecimiento de las emisiones de gases de efecto invernadero, principalmente de la quema de combustibles fósiles.

6-. Los países desarrollados deben seguir tomando la iniciativa y trabajar más en la mitigación y reducción de las emisiones basándose en la responsabilidad y el bien común.

7-. Se establece un nuevo objetivo cuantificado para poner en marcha un mecanismo de financiación de 100.000 millones de dólares para medidas de mitigación y adaptación al cambio climático.

8-. Los países desarrollados tendrán que comunicar cada 2 años la información cualitativa y cuantitativa, incluyendo, si es posible, los niveles proyectados de los fondos públicos que se proporcionan. Voluntario para los países en desarrollo.

9-. Aumento de apoyo financiero y técnico a la investigación, desarrollo y la demostración de tecnología.Creación de entornos más propicios para el desarrollo y la transferencia de tecnologías idóneas desde los puntos de vista social y ambiental.

10-. Creación de un Plan de Trabajo para el período 2016-2020 con mecanismo de coherencia, cooperación y planificación así como evaluación de carencias y necesidades ya existentes y nuevas para trabajar conjuntamente y en apoyo entre países desarrollados y en desarrollo.

ENLACES DE INTERÉS: